Resurrectio es el último título de una serie que comenzó hace cuatro años con Divinae Misericordie. En aquel momento, vimos la necesidad de acoplarnos a la nueva realidad que demandaba otro giro más para nuestra revista Passio. Estos cambios se dan porque la Semana Santa gandiense es algo vivo, y por lo tanto, esta revista también debe serlo y evolucionar al ritmo que lo hacen las fiestas pascuales. Si bien el mensaje es estable y absoluto, la forma en que el ser humano lo expresa y se acerca al mismo, va mejorando cada año buscando la profundidad, el vivir la pasión, muerte y resurrección de Cristo desde el interior, desde el corazón, para sacarlo al exterior.

Los temas que se han ido tratado estos años han sido aquellos que nos ayudan a tener una visión global de la Semana Santa, abarcando todos los aspectos posibles del momento. Como me he referido anteriormente a Divinae Misericordie, coincidiendo con el Año de la Misericordia, profundizamos en el este tema buscando que nos ayudara a reflexionar con profundidad sobre el tema.

Con el siguiente número, Signum, nos adentramos en la liturgia del triduo pascual para poder entender mejor los gestos y signos que vivimos en las celebraciones litúrgicas de estos días. Este triduo es la liturgia más bella de la iglesia.

El Passio 2019, Legatum, se centró en las costumbres y tradiciones, lo que nos hizo reflexionar en que nuestra sociedad actual hunde profundamente sus raíces en el cristianismo. Podemos entender nuestro presente desde nuestro pasado, y esto nos lleva a proyectar un futuro más cristiano, más por y para los demás.

Este año con Resurrectio llegamos a momento álgido de esta línea editorial, el acercarnos a nuestros pasos entendiendo su sentido litúrgico y extrapolándolo a la realidad actual, y ello nos da pie a que la devoción que sentimos ante ellos, no se quede en un mero sentimiento estéril, sino que se convierta en una acción contundente, en un compromiso serio de vida para cada uno de nosotros.

Con esta línea lo que hemos pretendido es una mayor formación de los cofrades y el público general, y para ello hemos contado con “primeras espadas” en su materia, laicos realmente comprometidos y sacerdotes que nos han abierto nuevos horizontes.

También nos hemos encargado de potenciar las actividades culturales y sociales ya que es otra plataforma que nos sirve de trampolín para la evangelización de esa sociedad en la que estamos insertos, mediante propuestas y no imposiciones.

Las hermandades han cobrado una relevancia especial en estos números ya que se ha ido abriendo hueco para una sección en la que hemos visto la vida interna de las 18 hermandades. Hemos ido descubriendo los actos más destacados de cada una de ellas, que no siempre son tan conocidos porque se viven fuera de los días de Semana Santa o aquellos que aún viviéndose dentro de estos días son menos conocidos, llegando a este año en el que nos dejarán ver sus “Lugares Sagrados” que no siempre son las sedes, sino que también puede ser otros sitios más cercanos a todos, y que tendrán ese carácter por la actividad que allí realizan, porque aprovechando ese espacio, como pueda ser la calle, acercan al público en general al Misterio de Dios en esa labor, catequética y evangelizadora a la que estamos llamados.

Con Resurrectio, mostramos la visión más actualizada de nuestra Semana Santa, los estandartes, las vestas, las sedes canónicas y como no, nuestros propios pasos.

 

José Ignacio Moreno Latorre
Vicepresidente de Cultura